La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

 

Área Arqueolóxica de A Caeira

A área arqueolóxica da Caeira é un conxunto de gravados rupestres situado na Caeira, no lugar de Boa Vista, en Poio. A palabra "caeira" significa ladeira empinada, e nunha destas “caeiras”, a do Monte Tomba, a 150 m de altitude, atopamos máis dunha vintena de gravados e petróglifos. Tres deses conxuntos  teñen a a distinción de Monumento Histórico Artístico: a Laxe do Xugo, a Laxe das Lebres e a Pedra Grande de Montecelo.

Tipo de ben: Petróglifo/Estación de arte rupestre, 
Concello: Poio
Parroquia: Poio (San Salvador)
Lugar: A Caeira
Outra denominación do ben: 
Cronoloxía: Neolítico, 
Descrición:

A estación rupestre da Caeira conta con oito petróglifos perfectamente indicados e habilitados para a súa visita. Os dous máis grandes son os denominados “Laxe das lebres” e “Pedra grande de Montecelo”. As principais figuras son concéntricas e relaciónanse con escenas de caza. Máis abaixo, na estrada que vai cara a Sanxenxo, atópase o centro de interpretación.

O máis sorprendente do lugar é que a estación non se atopa illada no monte, como soe ser habitual, se non que está no centro dunha grande urbanización, estando algúns dos petróglifos pola parte traseira de algunhas casas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Ruta dos Muiños de Samieira

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

  

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Galería de imágenes

Bosque de Sequoias

Alcumado o Bosque de Colón , o Monte Castrove en Poio (Pontevedra) alberga o maior conxunto de sequoias californianas de Europa. Os exemplares de Poio aínda son novos segundo os estándares dunha especie vexetal que pode vivir centos e mesmo miles de anos e pode superar o centenar de metros de altura.

Un lugar cunha historia que se remonta a 1992 e que está directamente relacionado co descubrimento de América.

A iniciativa de traer sequoias californianas a Poio xorde no Congreso de Estados Unidos cando pretende dar “un agasallo á xente de España para conmemorar o 5º centenario da viaxe de Cristóbal Colón a América”.

Unha delegación de expertos norteamericanos desprázase ata a zona elixida e toman mostras da terra que levaron a analizar ao seu país. Aínda hoxe nin a Comunidade de Montes de San Xoán nin o Concello de Poio, que interviñeron neste proxecto, coñecen quen puido situar O Castrove na órbita dos Estados Unidos para realizar este proxecto.

Os protagonistas lembran a experiencia vivida e as reunións que sostiveron co Rey de España e coa Embaixada de Estados Unidos en Madrid ata que, concluidos todos os estudos, leva a cabo a iniciativa. A plantación dun total de cincocentas sequoias vermellas no Monte Castrove foi supervisada en todo momento por Estados Unidos, o que explica que fose persoal californiano quen acometese a tarefa. De calquera xeito, permitiuse que as dúas primeiras sequoias do BOSQUE DE COLÓN fosen introducidas na terra de O Castrove polos vecinos de Poio.

Todo este traballo e esforzó estivo en perigo en 2006 debido á onda severa de incendios no país. Afortunadamente, foron os esforzos dos residentes do lugar os que lograron manter intacto o Bosque de Sequoias en Poio. Púidose constatar a través dos anos que coa sombra que dan non deixan que creza a maleza. Debido a iso a súa presenza supón unha ferramente insuperable para manter limpo o monte.

Case un cuarto de século máis tarde, a Comunidade de Montes de San Xoán ofrece todo o seu apoio para preservar e dar a coñecer este enclave extraordinario. O obxectivo é claro: que as sequoias do BOSQUE DE COLÓN, crezan e sobrevivan durante centos de anos, fomentando a unidade e a solidariedade entre os pobos.

Crecemento.

A partir da mesma raíz crecen troncos independentes pero non xuntos entre sí, polo que non necesitan dos outros para vivir. Se un dos troncos enfermase o zume dos compañeiros actúa para salvar a parte danada.

Tronco: recto, cilíndrico.

Ramas: horizontais lixeiramente encorvadas.

Cortiza: moi grosa, suave e de cor pardo avermellado.

Follas: son de tamaños variables; entre 15-25 mm en árbores novas, e 5-10 mm de largo e aplanadas en exemplares vellos. Son de cor verde escura nas partes superiores e na parte inferior posúen dúas bandas con estomas branco azuladas. A disposición da folla é espiral, aínda que as máis grandes e sombreadas están viradas cara a base para conservar unha posición plana e obter a máxima luz posible.

Os Conos.

Os conos son ovoides, de 15-32 mm de longo con 15-25 escamas dispostas en espiral; maduran entre 8-9 meses despois da polinización a finais de inverno. Cada escama destes conos contén entre 3 a 7 sementes, cada unhda de 3-4 mm de longo e 0,5 de ancho, con dúas ás de 1 mm. Estas sementes son liberadas cando as escamas maduran e ábrense ao secarse.

A Árbore máis grande.

A árbore máis grande que se coñece é un Sequoia Xigante (Sequoiadendron giganteum) en EE UU, ao cal chamaron Xeral Sherman. Atópase no Giant Forest (Bosque Xigante), dentro do Sequoia National Park (Parque Nacional  das Sequoias), en California, dende hai 2.000 anos.

Aínda con 83,8 metros de altura non é o máis alto, pero se é o de maior volumen debido ao perímetro do tronco duns 31 m na súa base. A súa cortiza ten máis dun metro de grosor, e un peso total de máis de 2.000 toneladas.

A Árbore máis alto.

Hyperion é o nome da árbore que na actualidade é o ser vivo máis alto do mundo, una sequoia vermella (Sequoia sempervirens) que mide 115,55 m de altura e atópase no Parque Nacional Redwood, ao norte de San Francisco, California.

Sequoias Vermellas (Californianas) – (Sequoia sempervirens).

Sequoia sempervirens é un xénero monotípico de plantas pertecente á familia das Cupressaceae, subfamilia Sequoioideae. É coñecida vulgarmente como sequoia vermella ou sequoia de California. É unha árbore perennifolio moi lonxevo (entre 2000-3000 anos) e a conífera máis alta que existe, chegando a alcanzar 115,61 m de altura(sen incluir as raíces) e 7,9 m de diámetro na súa base. Non hai que confundila con outras dúas especies ás que tamén se chaman seqoias ou sequoias, e coas que integra a subfamilia sequoioideae: a Seqoia Xigante (Sequoiadendron giganteum) que alcanza  alturas de ata  85 m e a Metasecoia (Metasequoia glyptostroboides), de menor altura (ata 45 m).

O nome SEQUOIA, polo cal actualmente son coñecidas estas coníferas típicas da Alta California e do Oregón foille dado en homenaxe ao xefe  Cheroquí chamado “Sequoyah”.

A sequoia vermella máis vella ten ao redor de 3200 anos; moitas outras exceden os 600 anos. É unha das tres especies de árbores existentes de madeira vermella e foi utilizada antigamente na construcción, e na actualidade emprégase na ebanistería pola súa alta calidade e a súa rechamante cor.

Estas árbores son nativas dunha estreita franxa de terra  no oeste de Estados Unidos, que vai desde o sur de Oregón ata California Central, unha rexión montañosa relativamente húmida onde as árbores crecen en grupos, protexéndose dos fortes ventos e xeadas.

 

 MOSAICOS DO CAMIÑO DE SANTIAGO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ruta de “Muiños da Freixa”

El Concello de Poio cuenta en la parroquia de San Xoán con una ruta de molinos de agua en la zona conocida como A Freixa.

Siguiendo por la costa desde Combarro en dirección a Campelo, y justo antes de llegar a esta última población, se encuentra una cala llamada precisamente caleta de A Freixa, donde desemboca el río Cancela.

Es precisamente a lo largo del cauce de este río donde se encuentran un total de nueve molinos de agua, siete de los cuales han sido objeto de rehabilitación por parte del Concello junto con otros organismos como el Proder. Este proceso de rehabilitación ha servido igualmente para el acondicionamiento de una zona adyacente de alrededor de 2 hectáreas, que corresponde al tramo existente entre la desembocadura del río Cancela y el molino llamado da Casanova o Casagrande.

Hay que destacar también la recuperación íntegra de uno de los molinos de esta zona. Se trata del denominado Muiño de Arriba, que pertenece a un grupo de molinos en la margen derecha del río, y que ha sido totalmente rehabilitado, incluyendo los mecanismos de rotación y de trituración, así como las piezas y elementos complementarios. Este molino estaría listo para su puesta en funcionamiento y con capacidad real para moler.

Todas las edificaciones actuales de los molinos están compuestas de una sola planta, aproximadamente rectangular, de superficie en torno a los 6×4 metros, con un único espacio o estancia. Los muros (todos exteriores) son de mampostería de piedra, de unos 60 o 70 cm de espesor.

Al comienzo de la ruta, aproximadamente a 100m de la desembocadura del río Cancela, nos encontramos con un primer grupo de cuatro molinos, los denominados Muiños da Freixa. Este grupo está compuesto por tres “molinos hermanos” que toman su nombre de su ubicación: Muiño de ArribaMuiño do Medio y Muiño de Abaixo, los tres situados en la orilla derecha del río. El grupo se completa con el Muiño da Banda, denominado así por estar situado en la otra “banda”, es decir, en la orilla opuesta. Este molino culmina en una pequeña cascada de gran belleza.

Continuando río arriba, tras caminar por senderos o caminos de carro y pasando viñas, ciruelos y arbustos cargados de moras silvestres, nos encontramos a medio camino de nuestra ruta. Aquí, en el centro de una zona de praderas ideales para actividades agrícolas, aparece el Muiño da Bufa. Tiene un hermoso canal de unos 40m de longitud con un sendero enlosado que discurre paralelo al mismo.

Sin parar de ascender siguiendo el curso del río Cancela, llegaremos a una zona con más árboles y desniveles más pronunciados, donde se destacan el Muiño da Gramalla y elMuiño da Casanova ou Casagrande.

En Galicia son bastante habituales este tipo de conjuntos ubicados a lo largo del cauce de un río o riachuelo, lo que evidencia la gran importancia que tuvieron en su tiempo estos enclaves como fuente inagotable de energía. Este conjunto de gran interés etnográfico tiene un valor añadido, y es que se enmarca además en un espacio natural que invita al descanso y a largos paseos por los alrededores, y que se presta a una gran variedad de actividades de ocio muy recomendables para toda la familia.

A T E N E O    C O R R E D O I R A    A. C. 

DE  RUTA  POR  COMBARRO

 

Ruta  Guiada. 

La presente Ruta está pensada como un instrumento de ayuda para llevar a cabo una visita guiada. Se propone el diseño de una ruta por el casco histórico de la villa, teniendo como punto de partida y final la plaza de san Roque, donde se ubica el punto de información turística, y hace un recorrido por los puntos más interesantes del Conjunto Histórico y Pintoresco. 

En total se han señalizado 10 puntos, si bien pueden ser más o menos, detallados a continuación y acompañados de alguna imagen para su situación correcta. Como hemos dicho, no es una lista cerrada y puede ser complementada con otros elementos, quedando la misma al libre arbitrio de la persona o grupo que hace uso de la misma. 

COMBARRO: un núcleo singular

El topónimo: La explicación más comúnmente aceptada es la que relaciona su nombre con la raíz –comb, que significaría curvatura o inflexión de la costa, lo cual se corresponde con su situación y su orografía, asentándose en el medio de dos playas, la de O Padrón y la de A Chousa (hoy transformada en plaza pública).

Las complejas calles del núcleo muchas veces aprovecharon la roca madre, sobre la cual se asentaron las construcciones marineras en forma de casas de una planta  y casas de dos plantas en la mayor parte de las viviendas, que salpican el conjunto con cruceiros y pequeñas plazas. Estas construcciones tienen llamado la atención a especialistas y artistas, que dibujaron, pintaron y dejaron estudios etnográficos des esta pequeña población. Hoy está transformada por actuaciones individuales no siempre afortunadas, mientras que los poderes  públicos ampliaron su paseo marítimo, carente de gusto y funcionalidad, y así seganó   una necesaria plaza pública, la de A Chousa, de más de 4500 m2.

El conjunto arquitectónico de Combarro se caracteriza por tres elementos fundamentales: los hórreos, los cruceiros y las casas marineras. La existencia de los hórreos viene a denotar una convivencia de una actividad agrícola y ganadera en tiempos antiguos, que convivió perfectamente en armonía con una importante actividad pesquera.

Combarro fue declarado Conjunto de Interés Artístico y Pintoresco en el año 1972 y es una de las villas pesqueras más bellas y características de Galicia.

     Punto de encuentro y salida.

PLAZA DE SAN ROQUE : CASA DE LA BIBLIOTECA,CRUCEIRO Y CASA ATENEO CORREDOIRA.

a)    La casa de la Biblioteca. Se sitúa en la parte norte de la plaza de San Roque, en pleno centro de Combarro. La planta es rectangular con dos niveles y cubierta a cuatro aguas. En la fachada principal se accede a través de una solana con balaustrada y cimientos que sustentan la cubierta. En una de esas columnas consta la inscripción de 1773 como su año de construcción siendo una de las casas más antiguas de Combarro que mantiene su estructura original. En la fachada lateral hay una balconada con balaustrada sobre ménsulas.

La planta baja es hoy en día una sala multifunción (ordenadores, reuniones,…), antiguamente era una cuadra de animales y bodega, de la cual aún se conserva el antiguo lagar; y la planta alta es una biblioteca – sala de lectura, antiguamente la vivienda. La casa fue adquirida por la Diputación de Pontevedra para conservarla y darle un uso cultural, siendo gestionada por la Asociación  Ateneo Corredoira.

b)    Cruceiro de la plaza de San Roque. Preside la plaza y es de 1802.

Se levanta sobre la misma roca en tres escalones, la base es también baja, como si fuese un escalón más. La vara es primero cuadrangular y después octogonal, presentando un santo en la parte alta. Al final de la vara el capitel de cuatro lados curvos con pequeñas cabezas en las partes centrales. Cruz octogonal que muestra por delante la figura del Santo Cristo bajo el INRI, por el lado de poniente, con el nudo del paño a su derecha y pie derecho por encima del izquierdo. Por detrás, mirando hacia el mar, la imagen de la Virgen del Socorro, salvadora de la peste de antaño.

c)    La casa Ateneo Corredoira. Es una casa singular que se sitúa igualmente en el entorno de la plaza de San Roque, si bien su ubicación se denomina calle A Rambla.

Como su nombre indica es de la Asociación Ateneo Corredoira. Su construcción es de finales del siglo XVIII y la planta es trapezoidal con dos niveles, cubierta a cuatro aguas y balconada barroca sobre ménsulas. Tiene balaustrada con cimientos que sustentan la cubierta. La planta alta está destinada a sala de exposiciones, denominada “Sala de exposiciones Jerónimo López”, antiguamente estaban la cocina y las camas; en la planta baja hay un pequeño bar dependiente de la propia asociación, que era la bodega y la cuadra de los animales. Tiene un hórreo enfrente con 6 pies,de piedra y madera. Esta casa está al lado de la descrita anteriormente.

      punto del recorrido.

LOS 30 HÓRREOS DE LA PRIMERA LÍNEA DE MAR.

Una de las peculiariedades más sobresalientes del pueblo de Combarro son sus hórreos. En la misma orilla del mar y sobre granito se formó hace ya siglos el núcleo de Combarro, con la característica de los  más de 30 hórreos alineados en primera línea de mar desde la playa de O Padrón hasta el espigón, en la misma plaza de A Chousa, sostenidos por un muro de piedra con un aparejo irregular, que se construyó a principios del siglo XVIII. Si contásemos los hórreos que hay en todo el núcleo serían 69.

Ya se ha dicho que la existencia de los hórreos es el resultado de una actividad agrícola y ganadera en tiempos antiguos, que convivió en perfecta armonía con una importante actividad pesquera.

La peculiariedad de los hórreos de Combarro, con respecto incluso a los del resto del municipio, se puede apreciar en su reducido tamaño.

    3º punto del itinerario.

LOS OTROS 30 HÓRREOS… EL ALMACÉN DE SAL.

a)    Los otros 39 hórreos. Cuando uno piensa en Combarro, la primera impresión es de que hablamos de un pueblo encima del

mar, un pueblo marinero…no nos equivocaríamos. Dicho esto, hay que decir también que Combarro ha destacado en el pasado por su actividad agrícola y ganadera, actividades estas  que convivieron junto a la pesca, lo que se demuestra por el elevado número de hórreos en su núcleo urbano. Ya quedó dicho que hablamos de un total de 69 hórreos, 30 estarían sobre el muro costero y los 39 restantes repartidos por el resto del núcleo.

 b) El almacén del Sal.

 

Forma parte del muro litoral sobre el que se asientan 30 hórreos, de hecho forma la misma línea del muro. Con la marea llena y a través de unas traviesas de madera descargaban la sal por la ventana mediante cestos, suministrando a las embarcaciones el necesario y vital ingrediente para la salmuera de los diferentes pescados.

            4º punto en el trayecto.

EL CRUCEIRO DE LA PLAZA DE A FONTE , LA CASA CON PATÍN Y  EL CRUCEIRO DE A RUALEIRA.

a)    Cruceiro de la plaza de A Fonte. Se denomina así porque en la encrucijada de callejuelas donde se ubica hay una fuente que lo acompaña a pocos metros.

Se erige sobre una base cúbica con rebaje de las aristas superiores. La vara es cuadrangular en un primer tramo, para convertirse en octogonal en su parte superior. En la mitad de la vara podemos contemplar la figura de Santa Ana, madre de la Virgen María, con su niña. Capitel de cuatro lados curvos, con cabecillas de ángel centrales y calavera sobre tibias a los pies de Cristo. Cruz rectangular con el Cristo bajo INRI mirando hacia abajo con las manos cerradas, el nudo del paño a su derecha y el pie derecho escondiendo el izquierdo. Del otro lado de la cruz está la figura de la Virgen de las Angustias.

El año de su construcción figura esculpido en la vara: 1771.

b)    La Casa con Patín. Las casas antiguas se levantaron en Combarro

sobre  el borde granítico y cerca de las tierras para el cultivo. La calle de San Roque y  ,sobre todo, la calle de A Rúa, constituyen el eje en torno al cual se configura el conjunto. Como este conjunto está construido siguiendo un desnivel no muy acusado, pero evidente, los constructores de las viviendas antiguas también se adaptaron a dicho desnivel.

Muchas de las casas marineras que se pueden encontrar tienen patín, una escalera exterior pegada al muro hasta el piso superior, en la cual se situaba la vivienda, y en el inferior se destinaba para guardar los utensilios de los marineros, aunque algunos se exponían fuera de la casa. En otras muchas casas esta planta inferior era destinada para cuadra de animales.

c)    Cruceiro de A RualeiraÉrguese na pza. do mesmo nome nun espazo moi significativo e característico.

Tres chanzos e unha base cúbica, éstas coas arestas superiores rebaixadas e serven de apoio a un varal primeiramente de sección cadrada e despois cilíndrica e con vultos. Na parte inferior, na sección cadrada, vence algún símbolos da paixón e norte de Xesús. Así, na parte dianteira temos: coroa e escaleira da man de seis chanzos; na dereita: tres cravos cravados nun corazón; por detrás: martelo; a esquerda: escaleira de cinco chanzos.

Adobiase pola parte dianteira da figura dun bispo (quizáis San Martiño), sobre peana en forma de neboeiro. O capitel, de catro lados curvos, ten por debaixo dúas ringleiras de follas e na parte alta cabeciñas e caveira, ésta ó pé do Cristo.

Cruz grande, de sección circular e con vultos. Amosa por diante un Cristo baixo INRI, exento, con nó do pano á banda dereita e o pé dese lado cubrindo o esquerdo. Ten por detrás á Virxe do Socorro sobre diaño en forma de mostro.

   punto en el recorrido.

CRUCEIRO DELCARMEN DE O PADRÓN, LA PLAYA DE O PADRÓN, EL MARISQUEO Y LA PECULIARIEDAD DE LA ENSENADA DE A REIBOA – A SECA.

a)    Cruceiro del Carmen en la plaza de O Padrón. Esta plaza toma el nombre del arenal que está ubicado al noroeste del núcleo histórico, justo donde empieza el muro granítico que bordea todo el litoral hasta la plaza de A Chousa.

El cruceiro existente actualmente vino a sustituir uno anterior que se había destruido con un fuerte temporal. Es un cruceiro moderno, con el Santo Cristo (arriba en la cruz) y la Virgen del Carmen (en medio de la vara), mirando al mar para proteger a los marineros.

Su base cúbica se levanta sobre dos peldaños graníticos. Lavara cuadrangular en su primera fase pasa a ser octogonal en el resto hasta el capitel, de cuatro lados curvos, adornado cada lado por una flor y espirales. Cruz rectangular con lazaristas rebajadas y con los extremos pronunciados. Cristo bajo INRI con los brazos en ángulo, las manos cerradas, nudo del paño a su derecha y pie derecho por encima del izquierdo. Por detrás de la cruz está la Virgen del Rosario con las manos unidas en oración y rosario bien visible.

Se construyó en el año 1997 y fue donado por la familia Díaz.

b)    La playa de O Padrón. Tiene una extensión de 170 metros y está al noroeste del núcleo de

Combarro, no tiene un uso turístico propiamente dicho, ya que las bajamares son muy pronunciadas, siendo por tanto una zona marismeña con gran riqueza marisquera.

c)    La ensenada de A Reiboa – A Seca. La ensenada denominada y conocida como A Reiboa – A seca abarca unas 60 hectáreas.

Goza deun gran interés en cuanto a la biodiversidad de aves, así como de flora. En la bajamar prácticamente queda totalmente al descubierto. En la parte más oriental de la ensenada tenemos el llamado “Illote dos Ratos”.

d)    El Marisqueo. Es una importante actividad económica en todo el municipio, la cual puede ser realizada en sus dos

modalidades de “a pie” y “a flote”, utilizando como utensilios de ayuda el “angazo” y el ”sacho” en el caso de la primera modalidad, y la “gancha” , además de la “chalana”  en el caso de la segunda.

Son aproximadamente 425 las personas vinculadas directamente a esta actividad extractiva del mar.

Todo el marisco extraído de la ría pasa obligatoriamente por la lonja de Campelo. En los últimos5 años se ha comercializado un volumen que supera los 22 millones de euros

 

    6º punto del itinerario.

EL CRUCEIRO DE A RÚA.

Se encuentra en una de las principales callejuelas del núcleo histórico. El fuste se levanta sobre una base cúbica, de sección cuadrada en una primera parte, para después ser octogonal hasta el capitel.

En la mitad del fuste podemos contemplar la figura de San Francisco. El capitel es de cuatro lados curvos con cabecitas de ángel y la imagen de San Francisco a los pies del Santo Cristo.

 

     - 8º punto del trayecto.

LA IGLESIA DE SAN ROQUE Y EL CRUCEIRO DE LA IGLESIA DE SAN ROQUE.

a)    La Iglesia de San Roque. Se encuentra en el mismo centro del pueblo, siendo obra de mediados del siglo XVIII (aunque no es hasta el año 1868 cuando Combarro se convierte en parroquia bajo la advocación de San Roque),sobre otra muy pequeña, al parecer dedicada a San Sebastián. 

Su planta es rectangular de una sola nave cubierta con bóveda de cañón. La fachada es sencilla, remates de esquina en cornicha curvada y pináculo, con una espadaña central de dos vanos con arcos de medio punto y dos campanas. La campana más pequeña perteneció a la ermita de San Miguel (isla de Tambo).

La iglesia está rodeada por un pequeño atrio con muro integrado. Su designación como iglesia parroquial data de 1868. En su interior, como en otras muchas iglesias gallegas, hay un retablo del barroco tardío. Un escudo de la Corona de Castilla, en su parte central, relaciona esta iglesia con el Monasterio de Poio y a este dependiente de la Comunidad Benedictina de Valladolid.

b)    El Cruceiro de la iglesia de San Roque. Se levanta sobre el muro del atrio de la

iglesia parroquial, en la parte norte, por eso carece de peldaños. La vara cilíndrica muestra a la imagen de San Roque en su parte media. El capitel es de cuatro lados curvos con cabecillas en la parte central de cada uno, separados por espirales en las esquinas. En la cruz cuadrangular se muestran figuras a ambos lados; por delante un Cristo pequeño pegado al madero, con las manos abiertas y con el nudo del paño a su izquierda, flanqueado por dos figuras, se cree que son la Virgen María y San Juan. Por detrás la cruz muestra a la Virgen María.

 

     punto del recorrido.

PLAZA DE A CHOUSA, PUERTO PESQUERO Y PUERTO DEPORTIVO.

a)    Plaza de A Chousa. Fue construida en los años 80 del siglo pasado rellenando la playa – bahía existente en el lugar..La plaza tiene una extensión de unos 4500 metros cuadrados.

Al noroeste de la misma plaza se pueden ver los tres famosos hórreos sobre un trozo de muro original. El hórreo del  medio es de 1939, los otros dos de 1750 aproximadamente. Este trozo de muro sobre el que se levantan estos hórreos es el que recorre todo el perímetro de la costa del pueblo.

Antes de la construcción de la plaza, la zona era una playa en laque los vecinos, además de bañarse y jugar, colgaban las ropas a secar sobre el muro, último rincón donde daba el sol hasta última hora de la tarde. Lugar también donde colgaban las redes de hilo de algodón que había que secar a diario.

b)    Puerto Pesquero de Combarro. Tiene 75 barcos en el Registro de

 

Buques pesqueros de la Comunidad Autónoma de Galicia, todos ellos dedicados a las artes menores (pesca más artesanal), ninguno al arte de cerco (pesca más industrial)  y al sector mejillonero. La mayoría de estas embarcaciones compatibilizan la pesca con el marisqueo a flote.

Las especies que se capturan mayoritariamente por la flota de barcos de la villa son: sardinas, jureles, caballas, chocos, pulpos, navajas, rayas, sollas, lenguados,…

c)    Puerto Deportivo de Combarro. Comenzó su andadura a comienzos del año 2008 (febrero), apostando por el turismo náutico como complemento al turismo de sol y playa y al turismo cultural.

El puerto dispone de 334 plazas de amarre con finger, aparcamiento subterráneo, edificio de capitanía y otros servicios.,… Estando en un entorno humanizado con amplios paseos marítimos, la plaza de A Chousa,…

 

    10º punto y final del trayecto.

 

CRUCEIRO DE A GURITA.

 Ubicado en la parte central de una pequeña plaza, levantado sobre roca natural, casi al final de la calle                                        de San Roque. La base está constituida por tres niveles o peldaños, siendo la base muy baja. La vara o fuste es primero cuadrangular y después octogonal, coronado por un capitel de cuatro lados rectos y cilíndricos por abajo. Sobre el capitel una sencilla cruz, fina y romboidal sin figuras.

No hay ninguna inscripción que nos dé una pista sobre su construcción. A sus pies una pequeña mesa en piedra sirve como pequeño altar durante la festividad del Corpus Christi.

 

 

 

 

 

MOSTEIRO  DE  SAN  JUAN  DE  POIO

 

 LOCALIZACIÓN. 

El monasterio de San Juan de Poio  puede considerarse como el comienzo de una ruta excepcional que, partiendo de Pontevedra, nos lleva a la maravilla del valle del Salnés y, a continuación, al contorno de la ría de Arosa.

Situado a unos cuatro kilómetros de la capital, bordeando la ría de su mismo nombre, al avanzar por la carretera, nos encontramos con enclaves turísticos como Combarro, Raxó, Sanxenxo, Portonovo, A Toxa, O Grove etc.

Una desviación señalada a la derecha conduce al bellísimo conjunto monumental en el que se puede apreciar, además de las fachadas de la iglesia y del monasterio, el edificio del concello y una casa solariega que bordean una explanada con árboles que rematan el espectáculo desde la cual se contempla una panorámica de la Ría de Pontevedra, en la que adopta papel estelar la isla de Tambo, antiguo eremitorio vinculado al monasterio, quedando en el recuerdo San Fructuoso y los monjes ermitaños, los ataques de la piratería, especialmente del corsario Drake y el derrumbamiento de la pequeña capilla dedicada a la Virgen María.

Contemplando las fincas con su multitud de verdes propios de la viña y del maíz, carballos y castaños, pinos y eucaliptos, hortalizas y frutales, junto con los de las ricas aguas de la ría, entendemos que sea la zona ejemplo perfecto de una economía mixta: rural y marinera , hoy acompañada de la turística, basada en la belleza de su entorno natural, su muy famosa cocina y enclaves como el Monasterio de Poio.

Historia

Parece indudable la vinculación de los orígenes del Monasterio de Poio con las fundaciones de San Fructuoso o de sus discípulos en Galicia durante el siglo VII. No se puede afirmar con certeza la fecha de su fundación pero se tienen referencias concretas de su existencia bajo la regla de San Benito, en el año 942.         

                                     Sufre, el monasterio, los avatares propios de las invasiones e inseguridad política, y posteriormente se traslada a su actual ubicación desde el lugar de San Martin ateniéndonos  a lo afirmado por el padre Sarmiento en 1745. Su  reconstrucción, en tiempos de Bermudo III, siglo XI, se hizo en pleno período románico, encontrando reminiscencias de ello en los abundantes restos de capiteles, fustes, molduras, etc.  de traza románica que se encontraron y  conservan, como prueba de la nueva etapa que se abrió para el Monasterio bajo la observancia de la regla benedictina.   Se dice que San Fructuoso y algunos de sus discípulos se retiraron a la isla de Tambo donde fundaron un monasterio eremitorio de pequeñas dimensiones, mencionándose como perteneciente al Monasterio de Poio ya en 1105. En 1589, la isla fue arrasada por el pirata inglés Drake, salvándose tan solo la imagen, mencionada por el padre Sarmiento, de Nuestra Señora de Gracia, quedando en Combarro, lugar de Xuviño, en  la capilla de la Virgen de la Renda, construida en 1712 para colocar en ella la imagen a la que se venera en la actualidad, de manera especial el  lunes de Pascua y el 8 de septiembre, siendo los monjes de Poio los que atendían al culto y desempeñaban el oficio de párrocos. En el último cuarto del pasado siglo, sufre, la capilla, un derrumbamiento grave que pone de manifiesto Hipólito de Saa en su libro “El Monasterio de Poyo” en 1985.

  De la importancia y riqueza que llegó a tener el monasterio: foros, rentas, heredades, casas, iglesias y feligresías, privilegios y contratos, dan fe numerosos documentos, mencionando, como ejemplo, tan solo las “Memorias del arzobispado de Santiago”, año 1607, del cardenal Jerónimo del Hoyo.

Debido a los abusos varios, que se sucedían por doquier en las actividades monacales, los monasterios de Galicia pasaron a formar parte de la congregación de San Benito de Valladolid, siendo el de Poio, el último, en el que se consiguió implantar la reforma solicitada por los reyes don Fernando y doña Isabel al papa Alejandro VI, debido a que conservó una buena observancia y contaba con abades de prestigio como el padre fray Martín de Azpeitia.

Las leyes exclaustradoras de 1835 obligaron al abandono del cenobio por parte de los monjes benedictinos; siendo su dispersión  total y quedando el monasterio en parte como vivienda del párroco, escuela, casa consistorial y otros usos; poco a poco fueron apareciendo en el conjunto histórico, las huellas de la destrucción. Del abandono en que se encontraba vinieron a rescatarlo, hasta su esplendor actual, los frailes de la Orden de la Merced en 1890 recibiéndolo en compensación de la conversión, del antiguo convento mercedario de Santa María de Conxo de Santiago, en sanatorio psiquiátrico.

FACHADAS DE LA IGLESIA Y DEL MONASTERIO

La iglesia actual del Monasterio de San Juan de Poio arquitectónicamente refleja el gusto por la conjunción de formas clásicas y barrocas. Trabajada en piedra de noble sillería, la fachada de la Iglesia, del S. XVII, se caracteriza por su esbeltez y airosa estructura que ofrece un conjunto clásico, esbelto y airoso, con tres cuerpos. Está flanqueada por dos elegantes torres barrocas y dividida en dos cuerpos, el primero dórico y el segundo corintio, con columnas pareadas y frontón entrecortado.

Destaca la abundante filigrana ornamental en los entablamentos, en el contorno de las puertas y en las hornacinas, donde se ven, en los vanos de las columnas, las imágenes de los apóstoles Santiago y Andrés y, en el centro, bajo una ventana rectangular, la de San Juan Bautista, a quién está dedicada. Tiene también una ventana rectangular sobre la que resalta el escudo de España con el toisón de oro.

La fachada del Monasterio, severa y hermética, hace ángulo recto con el frontis del templo y se extiende a todo lo largo del campillo en el ala sur. Es de traza sencilla, recordando su disposición la forma típica del pazo o casona gallega, o quizás su aspecto sea de convento, de castillo o de fortaleza. Limitan su extensión dos torreones que se elevan en los extremos, y en sus tramos balcones sobre salientes y robustos apoyos, enmarcados por pares de ventanas sin recuadros, pero con tornalluvias. La portada es sencilla. Jambas aboceladas con recuadro enmarcado por listeles y saliente imposta, en función de tornalluvias, en la parte superior. Encima una hornacina con la imagen de San Benito, a su derecha el escudo del monasterio: castillos y leones, la palma de Santa Trahamunda y el cordero de San Juan, titular de la abadía, y a la izquierda el escudo de la congregación de Valladolid. Como timbre, en los dos escudos, la corona ducal, el toisón de oro en el escudo del monasterio y la insignia de prior en el de la congregación. Sobre la hornacina y los escudos, un balcón, sin las ménsulas y apoyos que tienen los otros, dando a la sencilla portada el tono tradicional que tienen las portadas de otros monasterios.

LA ENTRADA CON SAN BENITO 

     Una visión del conjunto monumental nos permite distinguir en la actualidad el complejo que constituye el monasterio de origen benedictino, la iglesia y la más reciente hospedería formando la fachada principal del monasterio con la de la iglesia ángulo recto orientado al sur.                                En el monasterio encontramos dos claustros: el de la Portería, llamado también de Los Naranjos y el  Procesional. El actual de la Portería, acristalado en su parte baja, fue terminado entre 1747 y 1749 y en su centro se encuentra un crucero que da la bienvenida a los visitantes que pueden contemplar restos de la primitiva fábrica  románica de la iglesia y muestras de los trabajos de mosaicos realizados por los componentes de la escuela. 
  El claustro Procesional, de menores dimensiones, llama la atención por su valor arquitectónico; fue construido por el maestro Mateo López y está dividido en dos plantas rodeando a un patio cuadrado que está limitado por lienzos de seis tramos con dos planos superpuestos, estando el segundo  sustentado por arcos de medio punto y descansando sobre un podio corrido entre pilastras cuya función de contrafuerte es evidente. En su centro se encuentra una preciosa fuente sencilla con influencias de los chafarises portugueses.

Continuando la costumbre y comunicando portería y los claustros con los pisos superiores, nos encontramos con una espectacular escalera de honor. Fue construida en el siglo XVIII desconociéndose el autor de los planos  y tiene la particularidad de disponer de rampas y descansos sin columnas de apoyo de modo que su seguridad llegó a inquietar.

  La fachada del monasterio dispone de una sencilla portada encima de la cual se encuentra una hornacina con la imagen de San Benito, a su derecha el escudo del monasterio y a la izquierda el de la congregación de Valladolid.  En la fachada de la iglesia es fácil observar la diversidad que acusan las obras de larga duración pues se empezó su construcción a finales del siglo XVI y se terminó a principios del XVIII en sus partes fundamentales pues no fue hasta 1743 en que según el padre Sarmiento los monjes la estaban cerrando definitivamente. Es de dos cuerpos o plantas superpuestas de órdenes arquitectónicos distintos: el primero dórico y el segundo corintio, con columnas pareadas y frontón cortado flanqueando el conjunto de su coronamiento dos torres campanarios de dos cuerpos con estructura y forma barroca. Verticalmente dispone de tres calles con hornacinas en las del primer cuerpo: en las laterales los apóstoles Santiago y San Andrés y en la central San Juan Bautista, titular de la iglesia. 

 Esta tiene muestras del renacimiento y del barroco ajustándose a la modalidad de iglesia con una nave y capillas laterales abiertas a la nave mediante arcos enmarcados por pilastras, nave transversal sin media naranja y capilla rectangular en cabecera con sacristía tras el altar mayor. Se hizo según el plano de Mateo López pero en su desarrollo constructivo se siguieron órdenes y formas que recuerdan a otras similares utilizadas por fray Gabriel de Casas por lo que cabe atribuir a éste la dirección de la realización de los alzados y cubrición  El pavimento es todo él rectangular recordando las sepulturas públicas que se dan por iniciadas, según se ve en una de ellas, el día 16 de julio de 1776.

 Llama la atención el trabajo de la bóveda, sobre todo la ornamentación del crucero en cuyo punto central se aprecia un excepcional florón donde está grabada la fecha en que se acabaron las obras, en 1708. El retablo, realizado por el entallador Bernardo Cabrera  fue contratado en 1631. Tiene en su parte central una imagen tamaño natural de Cristo crucificado, encontrándose en él, además, imágenes de San Juan Bautista, la Virgen de la Merced, San Serapio, Santiago Apóstol, San Andrés, San Pedro Nolasco…etc.

Merece mención especial la Capilla del Cristo en la que se encuentra el sepulcro de Santa Trahamunda, sarcófago visigótico del siglo VIII prueba de los orígenes de la vida monástica en Poio, y la imagen de Nuestra Señora de Valvanera, que antes estaba en el altar mayor, de extraordinaria importancia por sus dimensiones, belleza y simbolismo eucarístico.

En el bajo y primer piso del ala a poniente del monasterio se encuentra la biblioteca, una de las más importantes de Galicia. Alberga cerca de 100.000 volúmenes la mayoría de los cuales fueron adquiridos por los monjes benedictinos cuando el monasterio era Colegio Mayor de Teología. También los monjes mercedarios hicieron su aportación trayendo de Conxo algunas obras que les pertenecían consiguiéndose otras en distintas épocas y por diferentes legados de entre los que sobresale el del eminente bibliófilo D. Antonio Rey Souto, rico en joyas bibliográficas y en obras de historia y literatura gallegas que están distribuidas en dieciséis salas donde se pueden encontrar piezas de Castelao, Bello Piñeiro, Sobrino, Concheiro y Rafael. De igual modo en ellas se encuentran obras de artesanía persa, loza china, collares…etc.                         En la parte nueva del monasterio se encuentra la hospedería. Allí, en la capilla del seminario, se puede contemplar la sorprendente realización de los mosaicos con las imágenes de Nuestra Señora de la Merced y San Pedro Nolasco así como un monumental Vía Crucis y en la cabecera del comedor La Última Cena.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IGLESIA

 

La iglesia monasterial de Poio, que sustituyó a la iglesia medieval, está catalogada como un monumento interesante de la arquitectura de su época. Se inició en el siglo XVI y se terminó a principios del XVIII. Es de renacimiento puro, con elementos barrocos en las balaustradas del coro. Este último, sostenido por un amplio arco carpanel.. Causa impresión agradable la perfecta proporción de la altura y longitud de sus partes. El pavimento es cuadriculado hasta la línea del crucero en donde se yergue el púlpito; allí comenzaba el coro bajo de los monjes. Dicho cuadriculado corresponde a sepulturas públicas, iniciadas el 16 de julio de 1776. Llama la atención la gracia de los balconcillos de coro y corillos; la riqueza de molduras en el cornisamento y lo bien trabajado de la bóveda, especialmente la ornamentación de la bóveda del crucero. En su punto central destaca un excepcional florón en donde está labrada la fecha de 1708, año en que remataron las obras de edificación del templo. Diez arcadas sobre pilastras compuestas sostienen la techumbre del templo. Forman el cuerpo de la misma, la nave central y dos menores que llegan al crucero, sirviendo de contrafuerte de la primera. Los planos del templo se deben a Juan Ruiz de Pamames, mientras que las obras fueron inicialmente dirigidas por el maestro Mateo López, quien comenzó su trabajo por la Capilla Mayor en el año 1581. El pavimento de la iglesia, del año 1776, servía antiguamente para dar sepultura a los feligreses, de ahí que sus piedras estén numeradas y perfectamente cuadriculadas.

 

Llama la atención la gracia de los balconcillos de coro y corillos; la riqueza de molduras en el cornisamento y lo bien trabajado de la bóveda, especialmente la ornamentación de la bóveda del crucero. En su punto central destaca un excepcional florón en donde está labrada la fecha de 1708, año en que remataron las obras de edificación del templo. Diez arcadas sobre pilastras compuestas sostienen la techumbre del templo. Forman el cuerpo de la misma, la nave central y dos menores que llegan al crucero, sirviendo de contrafuerte de la primera. Los planos del templo se deben a Juan Ruiz de Pamames, mientras que las obras fueron inicialmente dirigidas por el maestro Mateo López, quien comenzó su trabajo por la Capilla Mayor en el año 1581. El pavimento de la iglesia, del año 1776, servía antiguamente para dar sepultura a los feligreses, de ahí que sus piedras estén numeradas y perfectamente cuadriculadas.

 

 

ESCALERA DE HONOR.

 

Desde el Claustro de las Procesiones se accede, a través de una puerta de cristal, a la Escalera principal, obra barroca monumental construida entre 1747 y 1749 en tiempos del P. Feijóo, siendo abad el Padre Salcedo. Es de atrevida grandiosidad palatina y de gran audacia en su construcción al evitar los soportes perpendiculares y quedar sus plantas al aire.

CLAUSTRO DEL CRUCERO

Por una pequeña puerta que se abre en el muro del Hall de Calera, se entra en el Claustro del Crucero, construido en 1747, siendo abad Fray Mauro Salcedo. Pese a su traza sencilla, es actualmente la dependencia más visitada gracias al monumental mosaico "El Camino de Santiago", obra del artista checo Antoine Machourek (1913-1991), fundador de la Escuela de Mosaicos del Monasterio de realización de los alumnos de la misma bajo la dirección dre Laureano G. San Millán. De grandes proporciones, este Mosaico - que ocupa la totalidad de los muros del Claustro - plasma con admirable maestría las escenas tradicionales de la historia del Camino, así como sus monumentos más importantes.

 

 

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?